Visual thinking: Dale forma a tus ideas

En toda empresa siempre hay un equipo de trabajadores con ideas ingeniosas y útiles para impulsar el crecimiento de esta. Pero no siempre es posible expresar lo que hemos ideado y nos frustra el miedo a convertirlo en algo muy complejo y difícil de entender. Para darle solución a este problema ha surgido un excelente método denominado visual thinking, a través del cual podemos expresarnos con ayuda de imágenes.

Algunos escépticos, piensan que se trata de algo poco lógico puesto que si no es posible comunicarnos asertivamente mediante el uso de las palabras, menos pudiéramos hacerlo a través de  figuras, ya que se trata de una habilidad que pocos poseen y entienden.

Pero esta percepción parte de un argumento errado; por una parte, el visual thinking no suprime el uso de las palabras, al contrario, tanto éstas como los números, son útiles y necesarios para crear la armonía entre las imágenes. Y por la otra, no se requiere de habilidades extraordinarias para la representación gráfica.

En cuanto a la recepción y retención de la información por parte de la audiencia, he aquí la clave del éxito de esta técnica, porque estudios aseguran que el cerebro humano procesa mejor los datos transmitidos a través de las imágenes. De manera que, por donde se vea, esta técnica es realmente eficaz.

El uso en los negocios

La aplicación del visual thinking es recomendada especialmente para las ocasiones en las que se requiere impartir enseñanza, pero el hecho de ser un método de aprendizaje no significa que no pueda ser explotado de otra forma para beneficiarnos de él.

En este sentido, debido a que su principal fin es ayudarnos a darle forma a nuestras ideas, podemos valernos de esta técnica para plasmar en un papel la proyección de nuestro futuro negocio. Y esto nos será de tanta ayuda como queramos, ya que desde la decisión sobre qué tipo empresa crear, hasta la forma en que esta será desarrollada puede ser exteriorizada siguiendo los pasos de este método.

Si te interesa y tienes dudas sobre cómo ponerlo en práctica, necesitas un facilitador, él te ayudará a entender este concepto y descubrir todas las ideas que no habías podido expresar.

Volver